2017-01-14-innovation-driven-business

INNOVATION-DRIVEN BUSINESSES by Ivan Babic

(negocios dirigidos desde la innovación)

Mucho se habla de innovación, ya lo hemos dicho, es palabra de moda. Entrar a cualquier corporativo moderno es encontrarse con la palabra innovación impresa desde el gafete del poli hasta las tazas de café, como un mantra que de repetirse y repetirse esperamos que penetre por osmosis en toda la cultura organizacional. Así lo queremos pensar, así lo definimos como prioridad en nuestros objetivos, así lo comunicamos en nuestras páginas web y en nuestros discursos de fin de año. Pero realmente pocos saben cómo hacerlo realidad.

Decimos pocos, porque son pocos. La buena noticia es que sí hay algunos que lo hacen. ¿Qué es lo que tienen estos pocos que sí que los diferencia de los muchos que no?

CULTURA INTRAPRENEUR

En primera instancia, es que nunca abandonan su cultura emprendedora. No hay forma de evitar pensar en Google o Facebook sin pensar en ellos como una startup, aunque tengan más de 10 años y miles de millones de usuarios y dólares en sus PNLs.

LO ÚNICO CONSTANTE ES EL CAMBIO. 

Ellas han sabido conservar el espíritu intrapreneur, es decir, un espíritu de emprendimiento interno entre todos sus empleados. Y en toda la organización.

A veces es mito, y a veces se mezcla con la realidad, pero se alaba y aplaude cómo Google, por ejemplo, conserva la filosofía del 70/20/10 entre sus empleados. Es decir, 70% de tu tiempo para que hagas el trabajo por el que fuiste contratado. 20% para que participes en proyectos internos de innovación en la empresa. Y 10% de tu tiempo para que lo dediques a crear libremente. ¡Y te pagaremos por ello! Es posible que sólo sea un mito, pero es lo que se cuenta sobre Google en las calles, y en los pasillos de otras empresas. Y cuando el río suena…

SE DEBE DAR ESPACIO AL ENSAYO Y ERROR, DESMITIFICAR EL FRACASO. 

INNOVACIÓN CONTINUA

Decía Heráclito que de un río puedes ver siempre su cauce, pero nunca verás dos veces el mismo río. Del río podemos inspirarnos y aprender que la innovación es un proceso continuo de renovación, donde lo único fijo es el proceso y lo único constante el cambio.

Para desarrollar verdadera innovación debemos abrir los espacios para que ocurra. Y estos espacios deben ser recurrentes y continuos. Se debe dar espacio al ensayo y error, desmitificar el fracaso. Se le debe dar a cada proyecto el tratamiento de una startup: desarrollar su propuesta de valor, sopesar su potencial de éxito, elaborar un modelo de negocios sustentable, entender sus requerimientos de inversión y apostarle (o no) según su promesa de retorno, es decir, su contribución a lograr los objetivos de la empresa.

Las marcas deben dejar de hablar de posicionamiento y comenzar a hablar de trayectoria. En un escenario de constante y vertiginoso cambio, donde todo se mueve a gran velocidad y las condiciones de mercado cambian constantemente, ¿para qué querría una marca posicionarse en un lugar fijo? Tratar de posicionarse hoy día es el equivalente a querer nadar contracorriente.

UNA VISIÓN A LARGO PLAZO

Hoy día las marcas deben aprender a reinventarse continuamente, y el mejor pivote para ello es el consumidor. Vivimos una época muy rara, donde por primera vez los consumidores le llevan la delantera a las corporaciones.

Mientras muchas empresas apenas comienzan a hablar del mundo digital, los usuarios ya viven en su día a día una era post-digital, una época donde los mundos online y offline se entremezclan y fusionan continuamente, sin separación entre uno y otro.

Vivimos en un mundo donde no se puede tapar el sol con un dedo, ni con una mano, ni con las dos, ni con millones de pesos en campañas de RRPP. Hoy día más que nunca el consumidor está en control, y se está acostumbrando a ello. Las marcas que quieran sobrevivir a la era de las redes sociales deben acompañar a sus consumidores en su día a día, colaborando en la construcción de un mundo mejor, como parte de su propuesta de valor.

Hoy día más que nunca las marcas deben hacer el bien, y sostener esa misión como un mantra. Una visión de bienestar general, equidad y justicia. Un actuar sustentable en el tiempo, donde cada actividad, ingrediente, o actor en la cadena de valor, sea congruente con el deseo de aportar valor allá afuera, en todas direcciones, y por lo tanto generar una percepción de valor más profunda, más allá de la simple transacción funcional.

—–

THE RED PILL by Andrea Lobo

ECOSUSTAINABILITY (ecosustentabilidad)

Creemos en la equidad, la diversidad, el impacto y el cambio. Valoramos el crecimiento y equilibrio ambiental, económico y social. Queremos que los gobiernos, empresas, instituciones y comunidades trabajemos todos juntos, para construir un mundo mejor para toda criatura viviente. Todos somos responsables. Nos sentimos mejores personas cuando colaboramos y ayudamos a los demás. El desarrollo sustentable es nuestra manera de pensar a futuro y de vivir cotidianamente. Deseamos compromiso, prácticas éticas, civismo, información legítima, innovación, transparencia, derechos humanos, conciencia del medio ambiente… queremos hacer lo mejor para el bienestar de todos.

—–

publicado en:

REVISTA NEO – DICIEMBRE 2016 – http://www.revistaneo.com/revistadigital/neo/diciembre16/#48